Música clásica desde 1929

 

Críticas seleccionadas de conciertos y otras actividades musicales

 

Crítica / Milia de Lastur vive - por María Setuain Belzunegui

Pamplona - 30/05/2023

Milia de Lastur fue asesinada hace cinco siglos, víctima de la violencia machista. Ojalá este abyecto crimen pudiera sorprendernos hoy, pero sigue de rabiosa actualidad. Su eresia, cantar fúnebre de carácter improvisatorio que en la tradición vascona era interpretado por las mujeres, fue entonado por su propia hermana. Los versos han llegado hasta nuestros días gracias a Esteban de Garibay; los recogió, junto a la respuesta de la hermana del asesino, Peru Garzia. Apenas nueve estrofas que, en los años ochenta del siglo pasado, inspiraron a Itxaro Borda su poema Milia Lastur revisited y, veinte años más tarde, Milia Lastur on the road.

Cuando, en 2018, Yolanda Campos Bergua comenzó su investigación para acometer el encargo de la Coral de Cámara de Pamplona llegó, casi providencialmente, hasta la obra de Borda y descubrió su tremendo trasfondo. El proyecto adquirió entonces una nueva dimensión, impregnándose de los anhelos, la valentía y el compromiso de tantas mujeres que, a lo largo de los siglos, han luchado por conseguir un mundo más igualitario, más justo para todas nosotras. Borda, Campos y la Coral de Cámara de Pamplona devolvieron a la vida, al menos por el espacio de la duración de la última obra del programa, a Milia de Lastur y a todas las mujeres víctimas de la violencia machista.

Milia on the road es una obra hermosísima, perturbadora, comprometida, valiente y coherente que estuvo magníficamente interpretada por doce de las intérpretes mujeres de la Coral, depositada su confianza en la dirección, clara y concisa, de David Gálvez Pintado. Con el soporte tímbrico de un original grupo de instrumentos formado por violoncello, arpa y salterio, saxofón y percusión (incluida una txalaparta microtonal construida para la ocasión), la pieza rebosa de efectos sonoros maravillosamente escogidos que acompañan la escucha no únicamente a través del triste final de Milia de Lastur, sino también hacia un estado de absoluta conexión con aquellas mujeres; de sororidad, si se quiere, que a pesar de lo manoseado del término no por ello pierde su significado.

Desde el emocionante inicio de la interpretación, el público estuvo cautivo de las voces; era conocido por muchos que el trabajo ha sido complicado, alejado como está el lenguaje microtonal de la pieza de Campos del idioma habitual de los intérpretes de la Coral. La obra se esperaba con expectación y, lejos de defraudar, fue recibida con un gran entusiasmo que nos puso en pie y nos arrancó sonoros “bravos”. Sobre el escenario, además de las cantantes, los instrumentistas y el director, la compositora y la autora de los versos.

El programa se completó, de manera muy coherente de acuerdo a las influencias reveladas por la propia compositora, con la fúnebre Mort tu as navré/Miserere (à la mort de Giles Binchois), del compositor renacentista Johannes Ockeghem, y la pieza Éjszaka-Reggel, del contemporáneo György Ligeti; la primera únicamente a cargo de voces masculinas, la segunda para coro mixto.

A pesar de las notables ausencias de, como lúcidamente nos hizo notar Gálvez, aquellos a quienes se les llena la boca -y más en época electoral- acerca del rol de la Cultura en el desarrollo de las sociedades, es mi deseo que tengan el acierto de colaborar en la difusión de esta nueva creación cuyo potencial va mucho más allá de la belleza artística.

Espero sinceramente que Milia haya regresado para quedarse entre nosotros.

María Setuain Belzunegui

 

Programa: Milia on the road

Obras de Johannes Ockeghem, György Ligeti y Yolanda Campos Bergua.

Coral de Cámara de Pamplona

David Gálvez Pintado, dirección

Baluarte (Palacio de Congresos y Auditorio de Navarra)

324
Anterior Crítica / Don Javier Perianes, el pianista y músico integral - por José M. Morate Moyano
Siguiente Crítica / Bomtempo: Requiem In memoriam de Luis de Camôes - por Ramón García Balado