Música clásica desde 1929

 

Críticas seleccionadas de conciertos y otras actividades musicales

 

Crítica / Mediterranean Guitar Festival 2021 - por Luis Suárez

Castelló d’ Empuries - 01/09/2021

La doble madurez de la leyenda y juventud

David Russell es un guitarrista escocés, uno de los mejores del mundo, miembro de la "Royal Academy of Music", donde se formó brillantemente, y veterano de más de decenas de lanzamientos de álbumes, un técnico maestro y un intérprete con un control instintivo de la atención del público. Russell posee una confianza extraordinaria en sus habilidades de destreza, pasión y personalidad; sus interpretaciones de coloridas obras son técnicamente brillantes, líricamente expresivas y están imbuidas de un carácter íntimo que se siente auténtico. Russell es conocido por sus timbres de guitarra excepcionales, y aquí proporcionó varios ejemplos de sus armónicos de campana, vibrato controlado, trémolo, punteo seco y variados matices de líneas, transmitiendo una intensidad melódica y rítmica que sugiere tanto la voz humana como la calidad del duende de la danza barroca, medieval y romántica.

Puede ser difícil decir dónde terminan los tributos de Russell a los maestros que interpreta y dónde comienza su propia expresividad, pero esto es un signo de su completa maestría musical. Russell comunica de manera convincente en un programa de Barroco eficaz, no del todo uno de los "favoritos" que se anuncian en cada recital y grabaciones habituales de cada intérprete, y eso es lo que hace que el programa funcione.

Toca todos los estilos a la perfección en la guitarra, de alguna manera (probablemente con un capo y ajustes de afinación de algún tipo) haciendo que suene más bien como un laúd original. Jaques de Saint-Luc (1616/1710), presente con su “Suite La Prise de Gaeta”, era un intérprete de laúd y tiorba que estuvo en la corte de Bruselas desde 1639, y miembro de la Capilla Real desde 1673 hasta al menos 1684. Sus composiciones fueron elogiadas en la época y estuvo presente actuando en la primera ópera presentada en el palacio de Bruselas.

Bach, con arreglos de dos de sus famosas “Corales de las Cantantas BWV 645 y 147” sacó al otro Russell, aquel que no se pone al frente y al centro como virtuoso; su enfoque es más silencioso, pero su habilidad se muestra en los adornos impecablemente suaves que decoran las piezas de Bach haciendo estremecerse a la gente en sus asientos. Stephen Goss (1964-), compositor contemporáneo de Russell fue el otro gran protagonista de la noche, con una obra dedicada expresamente a éste y su mujer: “Cantigas de Santiago”, arreglos sobre piezas de Alfonso X, El Sabio, El Códice Calixtino y Martín Códax.

Las composiciones de Goss son absolutamente cautivadoras, con un estilo, pensamiento rápido y sentido del color están en todas las partes contrastantes de la partitura. Su música pone a prueba los límites entre todas estas actividades: ritmo, lirismo, sensibilidad, eclecticismo evocador y la composición original. Russell no defrauda y acomete el puente entre el Medievo gallego y el Siglo XXI con gran maestría y versatilidad. Los virtuosos G. Regondi (1823/1872) y Agustín Barrios (1885/1944), el gran guitarrista y compositor paraguayo, fueron los elegidos para cerrar el recital y las propinas.

Barrios deja una impresión más fuerte en grandes grupos de piezas cortas que producen un efecto caleidoscópico cuando se escuchan en secuencia. Su música, basada en modelos del folklore latinoamericano e influencias europeas, es técnicamente difícil y siempre enraizada en requisitos musicales. En las manos de Russell son piezas evocadoras elegantemente expuestas, sin ninguna pizca de ostentación, y su lectura controlada las concierten en pequeñas joyas.

Bajo una eficaz y medida organización, con lleno absoluto, el otro atractivo del recital fue su sonido; un solo de guitarra es el cinturón negro de la ingeniería de la toma del mismo, desde las primeras filas hasta las últimas escuchando a Russell sin meterte dentro de las mangas de su camisa con un recogimiento de un público entregado que diera mucho más valor a la intimidad.

Celil Refik Kaya (nacido en 1991) es un guitarrista y compositor turco-estadounidense. Fue el concursante más joven en ganar el 1er premio en el Concurso de Guitarra "JoAnn Falletta" de 2012, y es el ganador del premio de concursos internacionales de guitarra en Europa y Estados Unidos. Kaya ha actuado en salas de conciertos y festivales, dando presentaciones en solitario en Carnegie Hall, Raritan River Music Festival y Ankara International Music Festival, entre otros, y numerosas transmisiones de radio y presentaciones de conciertos en los EE. UU. Y Turquía. Actualmente es el coordinador de estudios y docencia de guitarra en la Universidad de Oklahoma.

El joven guitarrista tomó una buena decisión conceptual al escoger, para su recital, un programa de carácter nacionalista, con piezas de diversos compositores que utlizan los ritmos y melodías populares para expresar su vena nacionalista y melancólica, a través de cuadernos de viajes y añoranza de su tierra. Desde arreglos de la "Suite Española, op.47" de Albéniz, realizados por Andrés Segovia hasta una pieza, "Danza Paraguaya", recurriendo a la integral del compositor (y virtuoso) paraguayo Agustín Barrios Magoré que tan bien llevó al disco nuestro protagonista.

A destacar también sus propias armonizaciones sobre temas poulares turcos que nos lleva en un recorrido por varias regiones de su país.

En todos estos ejemplos parecía tener un dispositivo virtuoso que animaba cada modelo popular humilde que aquí se usaba. Por lo tanto, su música es técnicamente difícil y siempre tiene sus raíces en los requisitos musicales que evocan elegantemente la música popular no sin un poco de ostentación, y la lectura controlada de Kaya es una pequeña joya.

El recital está rellenado con algunas de las  piezas más significativas de Domeniconi, otro guitarrista destacado del cual Kaya ha grabado recientemente sus obras,  incluidas su brillante "Suite Koyunbaba, op.19".

Otro extracto de su discografía fueron tres piezas del prolífico guitarrista y compositor argentino-estadounidense, recientemente fallecido Jorge Morel (1931/2021), quien iniciara sus estudios de guitarra en Buenos Aires con su padre, un famoso actor. Luego de continuar sus estudios con Amparo Alvariza y el virtuoso Pablo Escobar, antes de emigrar a Nueva York en 1961. Éstas fueron las evocadoreas "Milonga del Viento", "Romance Criollo", y la virtuosa "Little Rhapsody". "El Abejorro", de Emili Pujol (1886/1980), guitarrista, vihuelista y musicólogo catalán, dió al colofón del recital.

La técnica de Cecil Refik Kaya es insuperable y todas las piezas fueron magníficamente interpretadas. Su sonido de guitarra tiene calidez, profundidad y el ambiente perfecto. Su virtuosismo refrescantemente diferente; lleno de técnica y musicalidad maravillosa. Un talento sin discusión de uno de los mejores virtuosos del momento con unas lecturas receptivas, capaces de aportar una gama de expresión más amplia a su interpretación de lo que cabría esperar, más delicadamente reveladora de lo normal para su juventud, incluso suave por naturaleza, cuando así se requiere, con una perfercta comprensión de las posibilidades de la guitarra, como se puede observar en sus propias armonizaciones.

A todo ello se puede valorar un virtuosismo, donde prácticamente se pueden sentir sus dedos trabajando intuitivamente a través del instrumento, y el sonido limpio de una perfecta acústica.

Luis Suárez

 

Mediterranean Guitar Festival 2021

David Russell –  Celil Rafik Kaya

Basílica de Castelló d’ Empuries (Girona)

Foto: David Russell.

258
Anterior Crítica / Música festiva para un adiós - por Darío Fernández Ruiz
Siguiente Crítica / Zarzuela… cuando Dios te echó al mundo... ¡qué faena me hizo! - por Luis Mazorra

Selector de temas