Música clásica desde 1929

 

Críticas seleccionadas de conciertos y otras actividades musicales

 

Crítica - Magnífico epílogo (Liceo de Cámara XXI del CNDM)

Madrid - 27/05/2019

Se cierra este ciclo con la figura de uno de los compositores de referencia del siglo XX: Dmitri Shostakóvich, interpretado por una de las mejores agrupaciones españolas actuales, el Cuarteto Casals, con una trayectoria artística impecable y el logro de la continuidad: 22 años trabajando juntos. Su compenetración y entendimiento provocan en el oyente el efecto de que están tocando, los cuatro, un solo instrumento.

La música de Shostakóvich nos lleva de viaje por la historia política y social de Rusia y Europa entre los años 30 y 60 con sus guerras terribles, y también por sus momentos de paz y esperanza.

 A modo de aperitivo han elegido para empezar Dos piezas para cuarteto de cuerda (1931), transcripciones de otras obras suyas. Ternura en Elegy y disonancias, atrevimientos y sustos en la alegre Polka.

Y a continuación el Cuarteto de cuerda nº 8 en do menor, op. 57 (1960). Esta obra es un monumento constructivo, sólido, enraizado en lo más profundo del compositor. Escrita tras comprobar en Dresde la devastación y el horror de la Segunda Guerra Mundial. Impresionado compone el cuarteto en tres días y lo considera su propio Réquiem. El tema principal está basado en las iniciales de su nombre DSCH (Re - Mib - Do - Si) y lo mezcla con otros temas usados en obras anteriores. No es fácil sumergirse en las profundidades de un artista, en sus miedos, sus angustias y al mismo tiempo su deseo de vivir, de amar, de divertirse. Pero el Cuarteto Casals ha aprendido a bucear y asume riesgos a sabiendas de que son grandes nadadores y llegarán hasta el fondo. Así, gracias a ellos, pudimos oír esta obra en todo su esplendor. Vera Martínez asume aquí el papel de primer violín y conduce la melodía a solo que enlaza cada movimiento. Ella es el alma del cuarteto.

Concluyen el concierto con la interpretación del único quinteto para piano y cuerdas escrito por Shostakóvich, el Quinteto en sol menor, op. 57 (1940). Colabora el gran pianista ruso Alexéi Volodin.

Sorprende el contraste con el cuarteto en do menor. Es esta una música escueta, infantil, sencilla. Parece un ejercicio de composición para un examen de conservatorio, ser correcto y hacerlo bien antes que asumir riesgos o expresar sentimientos íntimos. Quizá por eso recibió con este quinteto el Premio Stalin (por su “realismo socialista”) dijeron, quizá animados por el alegre Scherzo y sus aires de fiesta. Los interpretes son conscientes y no intentan mejorar nada. Ninguno tiene un momento de exhibición virtuosística, se limitan a tocar lo que está escrito con respetuosa sencillez. Esto les hace más grandes si cabe.

Tiene razón Antonio Gómez Schneekloth cuando titula las notas al programa con el epígrafe: 'entre la expresión personal y lo políticamente correcto'. Eso es lo que pudimos escuchar y aprender.

Magnífico epílogo para un ciclo que, entre otras cosas, da protagonismo y ensalza a los mejores intérpretes españoles del momento.

Sol Bordas

LICEO DE CÁMARA XXI del CNDM. Concierto de clausura del ciclo.
21/5/19. Auditorio Nacional. Sala de Cámara.
CUARTETO CASALS - ALEXEI VOLODIN (piano)

CUARTETO CASALS:
Vera Martinez violín
Abel Tomás violín
Jonathan Brown viola
Arnau Tomás violonchelo

Foto © Centro Nacional de Difusión Musical (CNDM) - Elvira Megías

346
Anterior Crítica - Josué Bonnín de Góngora
Siguiente Crítica - Nicolas Altstaedt, director y solista (Real Filharmonía de Galicia)

Selector de temas