Música clásica desde 1929

 

Críticas seleccionadas de conciertos y otras actividades musicales

 

Crítica - Lied de Schumann teatralizado

Santiago de Compostela - 03/10/2018

Versión bajo el prisma escénico de Nicolás A. Guindo en la recreación escénica del Frauenliebe und Leben schumanniano, para la soprano Hasmik Nahapetyan, entremezclado con las Waldszenen, para contribuir  a la recreación escénica de un ciclo transfigurado en una forma de pequeño espectáculo prototípicamente biedermeier, para la recreación de un estilo de época. Iluminación y vestuario, propicio para el momento de las  vivencias schumannianas. Dramaturgia y lieder, a tenor pues de una ambientación precisa. La música del compositor se une más íntimamente con la poesía que la de ningún otro maestro anterior, incluso en los momentos en que no interviene ningún cantante. El poeta del piano escribe también poemas como compositor de lied. Antes de la composición está la selección del texto, como revelan las cartas a Clara, en las que pide que le envíe nuevas poesías, siempre en los resultados, se esconde el anhelo de aproximación al ideal de transparencia y claridad. La línea del poema es elevada por encima de su función de base melódica, haciéndose de este modo presente como figura lingüística independiente, aunque en modo alguno en el sentido de descripción sonora.

 En Amor y vida de mujer, tenemos con la música de Schumann, la más bella caracterización de la sensibilidad femenina dentro de la ambición de una idea y la soprano quiso medir las intenciones de los lieder, resaltando especialmente An meinen herzen, an meiner brust, el obsesivo Nun hast du mir den ersten schmerz getan o el incisivo  Seit ich ihn gesehen. Lo que estaba casi prosaicamente dicho por Chamisso, se consagra con la música. Estamos ante un dilema: La mujer, logrará que el hombre salga de su soledad ensimismada. El intérprete de Schumann encontrará un lenguaje que habrá de formular a través de un espacio rítmico libre, en tramos cortos, con extrema fantasía sonora, con muchos ritardando, con un a tempi escritos, o también sin anotar, detalle que le diferencia de su admirado Johannes Brahms, que exige fiati más largos y menos flexibilidad sonora en el lenguaje. Schumann, el gran taciturno en la vida, era también el gran maestro de la pausa, del recogimiento, de la experiencia sin palabras, de la subida de la tensión por el silencio absoluto. En el conjunto de los lieder del ciclo Amor y vida de mujer, consigue renovar el milagro artístico que nos trasmite su encuentro con la poética de Müller-Schubert.

Ramón García Balado

Amigos de la Ópera de Santiago
Hasmik Nahapetyan/ Mª Teresa García Molero (piano), Mª Cervantes (actriz), J.Fco Contreras (actor y bailarín), Nicolás A. Guindo (dirección).
Frauenliebe und Leben y Waldszenen, de R.Schumann.
Teatro Principal, Santiago de Compostela.

Foto: Hasmik Nahapetyan.

413
Anterior Crítica - La OBC cierra temporada
Siguiente Crítica - LXI Curso UI de Música en Compostela