Música clásica desde 1929

 

Críticas seleccionadas de conciertos y otras actividades musicales

 

Crítica / Lección magistral de interpretación de András Schiff - por Gonzalo Roldán Herencia

Granada - 07/07/2024

El Festival Internacional de Música y Danza de Granada recibe nuevamente a András Schiff. El pianista y director de origen húngaro ofreció en solitario un recital en el Palacio de Carlos V, en pleno corazón de la Alhambra, con obras de Bach, Mozart, Haydn y Beethoven.

Si la veteranía es un grado, cuando va acompañada de una técnica depurada y de una elevada clarividencia artística se convierte en todo un lujo. Tal es el caso de András Schiff, quien convirtió su aparición en el Festival de Granada en toda una exhibición de coherencia estética y técnica pianística. La curiosidad y las expectativas generadas con su programa fueron colmadas desde su aparición en el escenario, con un semblante humilde y cercano, carente del divismo con el que se recubren los virtuosos de este instrumento. Tras una discreta reverencia comenzó su recital con el Aria de las Variaciones Goldberg BWV 988 de Johann Sebastian Bach. Su pulso, seguro y compensado, extrajo un bello sonido que cautivó desde la primera nota.

Schiff quiso comenzar la velada con música de Bach porque, como declaró a la audiencia del Palacio de Carlos V,  es uno de los compositores que más aprecia, al que dedica a diario los primeros momentos del día en un íntimo ejercicio intelectual que le libera mente y alma. Por este motivo dedicó la primera hora de su concierto a Bach, de quien interpretó también el Capriccio BWV 992, la Suite francesa núm. 5 en Sol mayor BWV 816 y el conocido Concierto italiano BWV 971. La transferencia de la música de Bach del clavicémbalo al piano no siempre se plantea con rigor histórico; sin embargo, en las manos de Schiff sonó coherente y llena de significado. Su dominio del pulso, la claridad en la descripción de las distintas voces y la precisión del desarrollo contrapuntístico estuvieron hábilmente compensadas en cada pieza, convirtiéndose en una lección magistral de interpretación.

Tras una hora de concierto, y sin pausa, András Schiff continuó su programa con tres obras de la primera escuela de Viena. Al abordarlas no sólo las ubicó en su contexto histórico, sino que también argumentó cómo, según su experiencia, sus autores son deudores a todo lo que Bach legó con su producción a la música posterior.

Primeramente, interpretó con gran fuerza y una técnica depurada la Fantasía en do menor K. 475 de Wolfgang Amadeus Mozart, con pedales muy compensados y un perfecto desarrollo temático. Le siguió una espléndida versión de las Variaciones en Fa menor Hob. XVII:6 de Franz Joseph Haydn, que fue acometida con destreza y un juego de contrapuntos muy interesante, equilibrando las dinámicas y los distintos ritmos de cada movimiento con elegancia y gracilidad.

Para finalizar, Schiff seleccionó de Ludwig van Beethoven la Sonata para piano núm. 21 op. 53 en Do mayor “Waldstein”, una de las más personales e íntimas del compositor y exponente de la maestría y virtuosismo que caracterizan su etapa revolucionaria. Los ágiles dedos del pianista se deslizaron por el teclado sin aparente dificultad para delinear cada motivo melódico y articular cada juego tímbrico con vivacidad y frescura, en un estilo depurado que rindió culto a la semántica beethoveniana.

Tras más de dos horas de recital, András Schiff recibió con agradecimiento el caluroso aplauso del público, que puesto en pie persuadió al pianista con su prolongada y rotunda ovación para ofrecer tres obras más fuera de programa: el primer movimiento de la Sonata en do mayor K 545 de Mozart, la Melodía húngara en si bemol menor D.817 de Franz Schubert y el bello e íntimo Intermezzo op. 117 núm. 1 en Mi bemol mayor de Johannes Brahms.

Gonzalo Roldán Herencia

 

73 FESTIVAL DE GRANADA

Programa: Johann Sebastian Bach, “Aria” de las Variaciones Goldberg BWV 988, Capriccio BWV 992, Suite francesa núm. 5 en Sol mayor BWV 816 y Concierto italiano BWV 971; Wolfgang Amadeus Mozart, Fantasía en do menor K. 475; Franz Joseph Haydn, Variaciones en Fa menor Hob. XVII:6; Ludwig van Beethoven, Sonata para piano núm. 21 op. 53 en Do mayor “Waldstein”.

András Schiff (piano)

Lugar y fecha: Palacio de Carlos V, 04 de julio de 2024

 

Foto © Fermín Rodríguez | Festival de Granada 2024

104
Anterior Crítica / Con perfume francés - por Mercedes García Molina
Siguiente Crítica / La culminación de una etapa - por Abelardo Martín Ruiz