Música clásica desde 1929

 

Críticas seleccionadas de conciertos y otras actividades musicales

 

Crítica - La madurez de un pianista y una excelente directora

Las Palmas - 05/12/2019

Iván Martín ha tenido a Chopin como autor de cabecera desde los inicios de su carrera, proporcionando en estos años excelentes muestras de su identificación con el polaco, tanto en recitales a solo como con orquesta. Pero lo realizado con el Primer Concierto de Chopin el pasado fin de semana supera lo ofrecido hasta ahora por la depuración del sonido y la riqueza y variedad de su fraseo, impecable digitación, con tempi siempre razonables, iluminó pasajes por los que la mayoría de los pianistas pasan de puntillas, sin forzar el discurso en ningún momento en aras de aportar una visión original. Para ello fue decisiva la labor de Keri-Lynn Wilson desde el podio.

En los conciertos de Chopin la orquesta se suele limitar a proporcionar un tenue colchón sobre el cual brilla el solista, pero Wilson, debutante en plaza, se entregó a fondo situando a la orquesta en pie de igualdad con el piano, estableciendo un permanente diálogo entre ambos y obteniendo de la orquesta un sonido rico y flexible que permitió descubrir fragmentos instrumentales ocultos. Sin duda la mejor interpretación de la parte orquestal escuchada en vivo.

La Segunda Sinfonía de Rachmaninov, versión completa sin los cortes tradicionales en los dos últimos movimientos, refrendó la estatura artística de la batuta, en una lectura intensa pero equilibrada, que supo cantar los amplios temas del autor ruso empleando un rubato muy efectivo. Además recuperó el mejor sonido de la Filarmónica de Gran Canaria: cuerdas sedosas y con volumen, maderas bien timbradas, metales empastados y luminosos y percusión brillante pero bajo control. El Lago encantado de Liadov había abierto la velada en una lectura primorosa y delicada. Esperamos volver a escuchar a la señora Wilson al frente de nuestra orquesta.

Juan Francisco Román Rodríguez

Iván Martín, piano. Orquesta Filarmónica de Gran Canaria / Keri-Lynn Wilson.
Obras de Liadov, Chopin y Rachmaninov.
Auditorio Alfredo Kraus. Las Palmas de Gran Canaria.


Foto: Iván Martín y Keri-Lynn Wilson, tras el concierto con la Orquesta Filarmónica de Gran Canaria.

277
Anterior Crítica - Callejón con una salida (ROSS)
Siguiente Crítica - Savia nueva para la OBC

Theme picker