Música clásica desde 1929

 

Críticas seleccionadas de conciertos y otras actividades musicales

 

Crítica - La devoción mariana del norte reservado (FeMÀS - La Reverdie)

Sevilla - 12/04/2019

Después de 30 años en escena, La Reverdie llegaba a Sevilla. La música medieval en las voces níveas de estas cuatro italianas terminaron por abducirnos en un canto espiritual profundo y reservado, con apenas el tañido de instrumentos sacados -algunos de ellos- de las cantigas de Alfonso X el Sabio, como el campanólogo que no recordamos haberlo visto antes sonando, aunque es de los más repetidos cuando se comenta el compendio de organología medieval que resulta esta obra musical de referencia en la Edad Media.

Reconocemos que la primera impresión fue la de unas voces no especialmente atractivas, muy limpias, eso sí, pero sin una coloración especial que las ubicara en el puesto de honor que tienen en la música medieval. Sí llamaron la atención en el uso que hicieron de este campanólogo o tintinabulum, en el que hacían coincidir cada campana con la nota cantada en el mismo momento, sin que tuviera que estar en parte fuerte necesariamente. Sin embargo, a medida que transcurría el concierto sobresalían dos cualidades que las hacían diferentes a casi todos los grupos: la primera, una expresividad intensa, pero sin aspavientos, interior, que iba haciendo creíbles los textos de una manera bien diferente a como lo hace Artefactum, más a la manera del sur, más festiva.

Las cantigas de La Reverdie/Alfonso X son más góticas, más espirituales, miran más al cielo, mientras que las sureñas se recrean en la historia, en los sonidos, en el goce del milagro o el loor. Son dos maneras distintas -y ambas compatibles-, dependiendo de nuestro gusto en cada momento. La segunda cualidad tiene que ver con algo más material: la afinación; pero realmente su dominio de la misma no parece de este mundo, por lo que volvemos a lo de antes.

Parece imposible que nadie dé el tono de inicio, y que éste pueda ser, como en la propina con la que acabaron, una entrada disonante (una segunda) mantenida en las voces, que no se mueve ni en una coma hacia un lado u otro. También como Artefactum, también ellas compartieron las cantigas con dos códices españoles más: el de Las Huelgas y el Livre Vermell. Y sería también por el contraste con la exuberante belleza de San Luis, pero su audición nos resultó un disfrute para los sentidos y el espíritu.

Carlos Tarín Alcalá

FeMÀS 2019: La Reverdie (Claudia y Livia Caffagni, Elisabetta de Mircovich y Teodora Tommasi). Obras de Alfonso X el Sabio y anónimos del Códice de Las Huelgas y el Livre Vermell.
Iglesia de San Luis de los Franceses, Sevilla.

Foto © Lolo Vasco y Guillermo García

                                                         

278
Anterior Crítica - Todos los caminos conducen a Bach (FeMÀS - Accademia del Piacere)
Siguiente Crítica - Javier Perianes, por partida triple (Madrid / Huelva / Santiago)