Música clásica desde 1929

 

Críticas seleccionadas de conciertos y otras actividades musicales

 

Crítica / Estreno de Tomás Marco con Afkham y la Nacional de España - por Gonzalo Roldán Herencia

Granada - 11/07/2023

El Festival Internacional de Música y Danza de Granada recibe por tercer año consecutivo a la Orquesta Nacional de España, una de las formaciones que más veces lo ha visitado, y lo hace nuevamente con David Afkham, su director titular desde 2014. Su participación en el festival se enmarca en el homenaje que se rinde a Gustav Mahler, de quien interpretaron su Sinfonía núm. 7 en mi menor. Como oportuno prólogo a esta sinfonía se estrenó Ur-Nachtmusik, subtitulada Mahleriana IV, obra de Tomás Marcos escrita por encargo del festival.

Es la cuarta vez que Tomás Marco acude explícitamente a la inspiración mahleriana, desde que en 1971 lo hiciera en Angelus Novus, con el tiempo convertida en la Mahleriana I. Medio siglo después regresa a uno de los maestros del siglo XX con un planteamiento bien distinto: toma como referencia los dos movimientos titulados “Nachtmusik” de la Séptima sinfonía del compositor austriaco, y articula Ur-Nachtmusik en un único movimiento de unos quince minutos de duración. Con una escritura rica en técnicas de interpretación, armonías por yuxtaposición de sonidos y una atmósfera temporal alejada del metro tradicional, pretende evocar cantos y presencias de la noche dentro de un lenguaje tímbrico rico y muy diseminado por todas las secciones. El propio Marco comenta sobre la obra que imaginó esta página como previa a las obras de Mahler, y de este modo se crea la ficción de que el autor hubiera podido tomarla como referencia para su séptima sinfonía.

David Afkham defendió al frente de la ONE una expresiva interpretación de la pieza de Marco; éste, presente en la sala, subió al escenario para agradecer la acogida de su obra y felicitó expresamente a Afkham y a la orquesta por el trabajo de puesta en atriles realizado.

El programa se completó con la citada Sinfonía núm. 7 en mi menor de Gustav Mahler. Según escribió William Ritter con motivo de su estreno, su génesis se encuentra en un viaje de tres días que Mahler realizó a los montes Dolomitas; su estancia allí y el sonido de los pájaros inspiraron esta singular sinfonía en cinco movimientos que configuran, en sí, una sucesión de imágenes más o menos evocadoras. Pese a no ser de las más valoradas del autor, la partitura contiene múltiples referencias motívicas tanto al folklore como a otras músicas del entorno culto centroeuropeo a comienzos del siglo XX.

La séptima sinfonía de Mahler constituye un estímulo interpretativo para toda orquesta gracias a la riqueza de su paleta tímbrica y su complejo entramado de motivos, a veces yuxtapuestos con enorme ligereza. David Afkham, que ha conseguido una intensa conexión artística con la ONE, supo aprovechar esta circunstancia y ofreció una versión en la que las referencias melódicas se destacaron hábilmente sobre el intrincado tejido orquestal. De gesto preciso y una visión actual de la interpretación, Afkham defendió un Mahler dentro de estilo y de gran coherencia.

La ONE estuvo brillante, con un sonido nítido y empastado en las cuerdas y una singular presencia de la sección de vientos, muy oportuna en la recreación de los numerosos juegos motívicos de la partitura. Cada movimiento tuvo su carácter, acorde con las intenciones del autor, destacando el tono pastoral y amable del primer nocturno o el carácter más melancólico, a modo de estampa campestre con mandolina incluida, en el segundo nocturno. El exuberante final circense, por el que el compositor recibió burlas y duras críticas en el estreno, constituyó un fin de fiesta espléndido en el que Afkham y la ONE, particularmente sus secciones de metales y de percusión, brillaron con fuerza y luz propia.

Gonzalo Roldán Herencia

 

Festival de Granada

Tomás Marco, Ur-Nachtmusik (Mahleriana IV); Gustav Mahler, Sinfonía núm. 7 en mi menor.

Orquesta Nacional de España

Director: David Afkham

Palacio de Carlos V, 09 de julio de 2023

 

Foto © Fermín Rodríguez

116
Anterior Crítica / Intérpretes deslumbrantes - por Gonzalo Roldán Herencia
Siguiente Crítica / Una noche de debuts con resultados dispares - por Juan F. Román Rodríguez