Música clásica desde 1929

 

Críticas seleccionadas de conciertos y otras actividades musicales

 

Crítica / El violonchelo y la ORF, protagonistas de una tarde de estrenos - por Esther Martín

Madrid - 20/03/2022

Ibérmusica ofreció un triple estreno el pasado miércoles 16 de marzo. La sala sinfónica del Auditorio Nacional recibió por primera vez a la Orquesta Sinfónica de la Radio de Viena y al chelista austríaco Kian Soltani bajo la dirección de Marin Alsop. Una de esas oportunidades que se dan en contadas ocasiones.

Con un aforo casi completo, se esperaba con expectación la primera parte del programa. No hubo ceremonia en la entrada de la directora, apenas terminaba la afinación de la orquesta y el público acoplaba su visión a la luz de la sala hizo su aparición Marin Alsop.

Elegante, de gesto natural, la directora neoyorquina tiene una sólida trayectoria a sus espaldas que avala su colaboración con orquestas de la talla de la London Philharmonic. Económica en protocolos, dio comenzó a Heliosis, de Eisendle, con la compositora sentada en la sala. Creada en tiempos de pandemia, la energía positiva que desprende la obra atrae rápidamente la atención del público y la consolida como una excelente elección para comenzar un concierto.

La sucesión de secciones en la que se van turnando los instrumentos es como un torbellino visual y sonoro. En esta puesta en escena, daba la sensación de que orquesta y directora se movían en torno al ritmo, elemento principal de una obra colorista y llena de efectos; un ritmo insistente, marcado, que va dando paso a cada “escena”.

Ya puestos en situación apareció el chelista austriaco Kian Soltani para interpretar el Concierto para violonchelo y orquesta en la menor de Schumann. Compuesta en los últimos años de su vida y casi olvidada, su estreno póstumo refleja tanto la dificultad interpretativa de la obra como las complicadas circunstancias que rodeaban a Schumann alrededor de 1850. Soltani manejó bien la delicada expresividad de la obra gracias a su excelente dominio de la técnica.

El Stradivarius “London ex Boccherini”, con el que salió al escenario, ayudó con sus materiales y experiencia a conseguir un sonido redondo, aterciopelado y bien afinado, al que faltaba algo de volumen. Considerada una especie de obra concertante, se toca sin interrupciones entre sus tres movimientos; así, lo que el público percibe es la evolución del protagonismo del violonchelo a través de diferentes medidas de tempo.

Soltani gustó al público y este, agradecido por escuchar una obra que se programa en contadas ocasiones, le aplaudió con ganas hasta conseguir el bis: una adaptación propia de una preciosa melodía popular ucraniana para chelo y orquesta de cuerdas.

La segunda parte del concierto la ocupó Sinfonía nº 7 de Dvorak. Una obra que destaca en importancia por su estructura formal y melódica a la que el compositor sabía dotar de cualidades que rápidamente eran identificadas y absorbidas por el gran público. De sus cuatro movimientos, destacó la ejecución del tercero: el Scherzo: vivace fue preciso y Alsop consiguió no solo que la siguieran, sino que la comprendieran a ella y a Dvorak.

La del miércoles fue una gran velada de estrenos con guiños correspondidos y placeres auditivos compartidos que no defraudó a nadie.

Esther Martín

 

Sala Sinfónica, Auditorio Nacional, Madrid.

Miércoles, 16 de marzo de 2022.

Programa conformado por obras de Eisendle, Schumann y Dvorák.

Intérpretes: Kian Soltani, violonchelo. Orquesta Sinfónica de Radio Viena (ORF). Directora: Marin Alsop. 

 

Foto © Rafa Martin - Ibermusica

355
Anterior Crítica / La vieja tradición - por Enrique Bert
Siguiente Crítica / Robert Lakatos: Henryk Wieniawski en crudo - por Ramón García Balado