Música clásica desde 1929

 

Críticas seleccionadas de conciertos y otras actividades musicales

 

Crítica - El diablo de Meyerbeer (La Monnaie - Bruselas)

Bruselas - 12/04/2019

Con esta versión de concierto de la cada vez menos frecuente Robert le Diable de Meyerbeer, La Monnaie agrega, tras sus excelentes Hugonotes de hace unos años, otra piedra fundamental para el redescubrimiento del autor. Y aunque personalmente prefiera las otras tres obras mayores (que por suerte he visto), me faltaba esta, ciertamente mejor y más importante que Dinorah, que vi hace mucho en Parma en su versión italiana.

Lamento sí que el concierto, como suele ocurrir, se ofreciera en la sala del Palais des Beaux Arts, en sí maravillosa y más grande que La Monnaie. Pero no estaba atestada y la acústica privilegia siempre más a la orquesta que a las voces. Si se agrega que aquí el coro y los profesores tienen una función bien importante, típica de la grand-opéra francesa y que Pidò no dirige mal pero sí del fuerte al todavía más fuerte, los solistas deberían de haber tenido al menos el doble de volumen del que poseen, y que alcanzan perfectamente para sus partes respectivas.

Oropesa, que debutaba en el rol de Alice y en la ciudad, tuvo un gran éxito. El papel se ajusta a sus medios relevantes de coloratura (de allí que el grave sea pobre y reducido), pero salvo algún agudo ni siquiera ella logró superar a la orquesta en los conjuntos o dúos. Más importante por la extensión y dificultad de la parte me pareció el protagonista, Korchak, que ha eliminado casi del todo la nasalidad de su timbre, que resalta en el agudo aunque es más monocromo y mate en los otros registros. Courjal es figura de menos nombre, pero siendo francés no sólo articuló el texto a la perfección sino que cantó un Bertram muy sutil y nada cavernoso con muy buenos medios (aunque fue tal vez quien más sufrió los embates orquestales) y permitió comprender mejor la vocalidad que luego influiría en el Mefistófeles de Gounod.

Auyanet (Isabelle) parece haberse pasado a otros roles que los que cantaba en su origen y aunque es vehemente el agudo se descontrola más de una vez y aunque la voz se ha oscurecido, no tiene aún peso suficiente. Esperemos que la transición no la perjudique. El rol es tremendo y largo aunque no tiene un aria agradecida. De los demás, por importancia de la parte e interesante voz de tenor lírico destacó el joven bruselense Dran en Raimbaut, el no muy fiel enamorado de Isabelle, no lo hizo mal el barítono belga Patrick Bolleire en sus dos papeles de cierta entidad (Alberti y Un sacerdote).El coro preparado por Martino Faggiani estuvo extraordinario y muy bien la orquesta de La Monnaie. Mucho aplauso al final tras más de cuatro horas con dos intervalos (la obra se dio en su versión integral, que yo sepa, aunque puede haber habido algunos cortes menores).

Jorge Binaghi

Dmitry Korchak, Nicolas Courjal, Lisette Oropesa, Yolanda Auyanet, Julien Dran, etc. Orquesta y coro de La Monnaie de Bruselas/Evelino Pidò. Versión de concierto. Robert le Diable de Meyerbeer.
Palais des Beaux Arts, Bruselas.

https://www.lamonnaie.be/fr/program/838-robert-le-diable

Foto: Lisette Oropesa (© Getty Images).

253
Anterior Crítica - Dos pasiones enfrentadas (Sinfónica de Navarra)
Siguiente Crítica - Todos los caminos conducen a Bach (FeMÀS - Accademia del Piacere)