Música clásica desde 1929

 

Críticas seleccionadas de conciertos y otras actividades musicales

 

Crítica / El 30 aniversario de la OSCyL, una fiesta musical / por José M. Morate Moyano

Valladolid - 27/09/2021

El día 12 de Septiembre de 1991, a las 20 h., en el Teatro Calderón de la Barca de Valladolid, tuvo lugar el Concierto extraordinario de presentación de la Orquesta Sinfónica de Castilla y León, con el Dúo Frechilla-Zuloaga en los pianos como solista y Max Bragado Darman como Director Titular fundador. El Programa elegido para el evento, se inició con la Obertura "Leonora III", op. 72a (1806) de Beethoven; siguió con Concierto para 2 pianos en Mi b M., K 365 (1779) de Mozart y culminó con Sinfonía nº 2 en Do m., "Pequeña Rusia", op. 17 (1880) de Chaikovski. Por la satisfacción general ante el acontecimiento, (que culminaba la tradición orquestal de la ciudad), hubieron de añadirse tres bises: Preludio de "La Verbena de La Paloma"  de Bretón, Menuetto de Boccherini y Preludio de "La Revoltosa"  de Chapí.

RITMO se hizo eco del acontecimiento con la presencia de su Director D. Antonio Rodríguez Moreno (R.I.P.) entre los invitados y crítica de este que lo vuelve a celebrar. El 17 de Octubre posterior, inició su 1ª Temporada en su sede de entonces, el vallisoletano Teatro Carrión.

En esta celebración se mantuvo el Programa (sin los bises), con el Dúo Víctor y Luis del Valle, (Vélez-Málaga, 1980 y 1983), ganadores de las Competiciones Internacionales: ARD en Munich en 2005, Musique d'Ensemble 2008 en París, Especial Mozart en Bielystok, Polonia, 2008 y los Del Público en el XI Dranoff "Two Piano", 2008 en Miami y en el XXI Festival de Zilina, Eslovaquia 2011 para ganadores de los Mejores Concursos Europeos, 1ª vez en la ciudad; y Pablo González (Oviedo, 1975), actual Titular de la OSRTVE, como Director invitado.

Un acierto hacer aparecer 1º a los 23 Profesores que aún permanecen en plantilla, saludados con una ovación que se prolongó varios minutos, uniéndose sus actuales compañeros a seguido, como prueba del nivel de incardinación adquirido por la OSCyL en Valladolid y que agradecía así su servicio cultural de alto rango. La Sala completó el aforo disponible con las estrictas medidas sanitarias que se siguen manteniendo.

El Maestro abordó con entusiasmo esa perfecta Obertura, casi un poema sinfónico, que resume en 15 minutos todo el argumento de "Fidelio", Ópera para la que Beethoven la escribió como 2ª opción. Su buen criterio para establecer las relaciones y dinámicas, permitió que su versión tuviese la dramática adecuada, desde la estupenda intervención de la flauta, presentadora del tema principal que nutre la pieza, al descenso de Leonora a la celda de Florestán, el pianísimo Adagio, la liberación con las trompetas en la torre (en of) acertadas, e ir haciendo crecer el sonido hasta el optimista fortísimo de la liberación; y todo ello sin forzar, dejando tocar al músico sin perder unidad expresiva. Excelente versión.

Vino Mozart con su exigente partitura desde todos los puntos de vista. Pero esta vez con un Dúo que se mostró espléndido. Ya en su 1ª entrada tras la alegre presentación orquestal, mostraron finura en el sonido, acoplamiento total al nivel de unión y continuidad demandado por partitura que no plantea I y II, sino auténtica pareja; la doble cadencia fue perfecta, airosa y musical. Le costó un poco a Pablo balancear cuerda y vientos, pero acabó por lograrlo en un hermoso  Andante, donde los oboes cantaron su lamento muy expresivos, presagio de la enorme sensibilidad del Dúo al retomar el tema y alternarlo después con la orquesta en mágicos momentos. El Rondó, tan rico y brillante, mostró la precisión del Dúo, sonando las 4 manos como sólo 2, con una última cadencia viva y perfecta como en el Allegro inicial. La acogida fue explosiva en largos y repetidos aplausos para todos.

Y llegó Chaikovski con su 2ª Sinfonía, escrita en casa de su hermana en Kamena, Ucrania, basada en canciones de la zona, entonces llamada "Pequeña Rusia" y adjudicando a la obra el mismo nombre. La trabajó profundamente durante 8 años hasta quedar satisfecho con un resultado sinfónico notable que andaba buscando. Pablo la entendió bien y aprovechó los buenos solistas del conjunto; así trompa y fagot se lucieron  en "Bajando por el Padre Volga", canción cuyo tema abre el Andante sostenuto inicial que da paso al lírico tema del oboe. Muy bien de ritmo el Andantino marziale, con su marcha nupcial tomada de su fallida ópera "Ondine" que subrayan las cuerdas en pizzicato y, en el centro, "Hilando en mi rueca", recreaciones del folk ucraniano; igual el Scherzo, brillante y su Trío con maderas y trompas en "Querido, vende el látigo y cómprame unas botas". El Finale, difícil para la orquesta, fue resuelto con gran limpieza en el Presto y en las variaciones sobre "La grulla", donde sólo se generó una leve duda superada con rapidez. De nuevo el nivel de la OSCyL volvió a destacar, entendiéndose bien con un Maestro que confirma sus buenos principios y al que se le pude pedir que deje del todo algún innecesario salto, que ya no aporta nada a su excelente trayectoria. El público volvió a reaccionar positivamente con todos y cada uno: emoción para los veteranos y música bien ejecutada para todos. ¡Feliz Trigésimo Aniversario, OSCyL!

José M. Morate Moyano

 

Dúo "Hermanos del Valle", piano

Orquesta Sinfónica de Castilla y León / Pablo González

Obras: Beethoven, Mozart y Chaikovski.

Sala sinfónica "Jesús López Cobos" del CCMD de Valladolid.

923
Anterior Crítica / Antología, tradición y reclamo - por Luis Mazorra Incera
Siguiente Crítica / No siempre se acierta - por Francisco Villalba