Música clásica desde 1929

 

Críticas seleccionadas de conciertos y otras actividades musicales

 

Crítica / Divertido, si no fuera tan dramático - por Genma Sánchez Mugarra

Bilbao - 06/06/2024

El argumento está pleno de metáforas: King Arthur corresponde a una de las llamadas semi-óperas del periodo barroco inglés, perteneciente al gran compositor Henry Purcell.

Resume la creación del origen bretón del reino de Inglaterra con la representación de las luchas entre los reyes Arthur y Oswald incluyendo numerosos personajes mitológicos: Venus, Eolo… En las versiones originales los personajes principales realizaban sus papeles de forma hablada y los menores eran los que cantaban. En la versión dramatizada que disfrutamos en el Teatro Arriaga de Bilbao, la escenógrafa y guionista que ha realizado la adaptación del texto del ilustre escritor y poeta John Dryden, Isaline Claeys, tuvo la acertada idea de separar los textos cantados de los hablados, introduciendo una narradora, papel  preciosamente realizado por Miren Gaztañaga, actriz vasca (Reino, reino, reino de Calixto Bieito).

La obra de Dryden está compuesta por una poesía bastante áspera para el lector pero suavizada por la hermosa música que le añadió Purcell: las  partes corales se acercan mucho a composiciones religiosas frente a unos textos llenos de crudeza y violencia, resultando un espectáculo proyectado por Claeys para la vista y el oído, subordinando las palabras. No en vano la belleza está en el ojo del espectador.

Purcell escribió su música para cantantes profesionales y no actores/actrices que cantaban. En esta ocasión la feliz tarea estuvo a cargo del grupo belga Vox Luminis, que nos llevó a todos hacia la luz por su magnífica y divertida actuación. El grupo fue creado por el francés Lionel Meunier,  que, en esta representación, no ejerció como director sino que se divirtió cantando y danzando con su voz de bajo y tocando diversas flautas con el conjunto musical. Quien ejerció como conductor del conjunto fue el clave Anthony Romaniuk  que daba la entrada tanto a los intérpretes como a la narradora. Las voces lucieron tanto por su afinación, como por su gran equilibrio y buena interpretación actoral. Hay que resaltar especialmente a las voces femeninas, en sus solos y en los conjuntos.

El rey Arthur, que ha recuperado a su amada Emmeline de las garras de los sajones, se bate en duelo personal con su enemigo, el rey Oswald, venciéndolo en combate.  Pero lejos de condenarlo a muerte, les ofrece crear juntos, britanos y sajones, el Reino de Britania., siguiendo la máxima del poeta según la cual el poder sin sabiduría es como un caballo sin riendas. ¡Ya podrían aprender algunos dirigentes hoy en día!

Genma Sánchez Mugarra

 

Teatro Arriaga de Bilbao

Conjunto Vox Luminis  

King Arthur, de Henry Purcell

 

Foto: Conjunto Vox Luminis 

72
Anterior Crítica / El Quiroga, de aniversario, cerró el Ciclo de Cámara OSCyL - por José M. Morate Moyano
Siguiente Crítica / Fragmente Stille an Diotima, de Luigi Nono, por el Arditti - por Ramón García Balado