Música clásica desde 1929

 

Críticas seleccionadas de conciertos y otras actividades musicales

 

Crítica - Desequilibrios a 3 bandas

Madrid - 26/02/2020

Un concierto de temporada confeccionado con dos obras no habituales, dirigido por Pedro Halffter-Caro, surfeó sobre altas y comprometidas tesituras mantenidas por los dos coros, Nacional y de la Comunidad de Madrid, junto con una Orquesta Nacional de España pertrechada con, entre otras particularidades, una cuerda diseñada sobre la base de ocho contrabajos en su segunda obra, de elenco más nutrido, el oratorio romántico que coronaba este programa.

Pero vayamos por partes, que, como dije, fueron dos, y contrapuestas, tanto a priori, sobre el papel, como a posteriori, por lo escuchado.

La primera de ellas fue relativamente corta, apenas media hora nos separó del descanso preceptivo, y se centró en el interesante Capricho para piano y orquesta de Igor Stravinsky. Ajuste rítmico entre podio, atriles y Rosa Torres-Pardo sobre el teclado, en una obra, como también dije ya, nada habitual, refrescante, ágil y proporcionada, con una orquesta de menores dimensiones a las descritas.

La segunda parte deparaba el estimulante plato fuerte de esta tarde-noche de viernes: Te Deum de Walter Braunfels con dos solistas vocales: Manuela Uhl y David Pomeroy, soprano y tenor respectivamente.

¡Qué decir de esta experiencia! Un coro sobredimensionado de principio, sobre tensas tesituras y dinámicas, probablemente escritas pero desproporcionadas, ensombrecía, acústicamente hablando, primero a sí mismo, como en las entradas enterradas del final, y, a menudo, a la propia orquesta, gran orquesta como dije, recordando, salvando distancias, espero que nadie se enfade por esta comparación extemporánea y odiosa, pero práctica, una problemática “decibélica” similar que aqueja a los, mal llamados, “conciertos participativos”... multitudinarios. Y eso que, insisto, hablamos de una orquesta como la descrita al comienzo de estas líneas, dimensionada con generosidad. Pero ni por esas.

Y se preguntarán con razón... ¿Y los dos solistas?... Pues, en una extraña coyuntura y agónica decisión, trataban de sobresalir entre tamaña trama, donde ni coro, especialmente, ni orquesta parecían tener piedad con ellos. Una desproporción dinámica que altera el control sobre cualquier otro tipo de… articulación, afinación y portamentos forzados...

Desequilibrios, pues, a tres bandas.

En los pasajes donde se desempeñó la orquesta a solo, como aquel dialogado con el órgano, por ejemplo, se alcanzaron, por simple equilibrio y oportuna concertación y contraste, los logros más representativos de este monumental oratorio de Braunfels.

Luis Mazorra Incera

Rosa Torres-Pardo, piano. Manuela Uhl, soprano; y David Pomeroy, tenor. Orquesta  y Coro Nacionales de España y Coro de la Comunidad de Madrid / Pedro Halffter Caro.
Obras de Braunfels y Stravinsky.
OCNE. Auditorio Nacional de Música. Madrid.

338
Anterior Crítica - Javier Perianes, versatilidades brahmsianas
Siguiente Crítica - Sokolov, grande en Mozart y mejor en Schumann

Selector de temas