Música clásica desde 1929

 

Críticas seleccionadas de conciertos y otras actividades musicales

 

Crítica - “Decíamos ayer…” (Orquesta RTVE - Madrid)

Madrid - 21/01/2019

Los Orquesta Sinfónica y Coro de Radiotelevisión Española, tras “dieciocho meses” de travesía, vuelven a su sede habitual de estos últimos años, a su siempre acogedora casa de la calle Atocha y Plaza Antón Martín: el remodelado Teatro Monumental de Madrid. Y he de decir que la presidencia de la Reina Sofía y de la Administradora única de RTVE, así como el multitudinario ambiente de este reencuentro musical ofrecido a sus abonados, televisivo por concepción y formato, extrovertido por programa y conciliador por talante, mantuvo su cálida acogida habitual como si aquel lapso temporal nunca hubiera pasado…: “Decíamos ayer…”

Unos elenco y público que recuperaron, de nuevo, tras la experiencia de este periodo viajero, las bondades de una acústica, entre otras peculiaridades, “mayormente directa”. Una acústica no tan frecuente en el diseño de grandes salas de balance más pulido, para aforos similares a este Monumental -aún sus recortes, históricos y recientes, sus crujientes entablados y aquellas columnas atravesadas en platea-.

Y qué mejor para degustar aquella sensación, que un concierto con extractos de obras y piezas de contrastada vistosidad, preludiadas de unas concisas palabras virtualmente tituladas…: “Decíamos ayer…”.

Una extroversión que fue tomando cuerpo obra a obra. Los iniciales, Fanfarria ceremonial y coro -Nulla amicitia sine música- levemente coreografiados, dieron paso, ya con el podio de Pablo González, a la eficiente Obertura Festiva de Shostakóvich, seguida de la más comprometida -para un acto de estas características- Marcha y coro “Les voici”, de Carmen de Bizet. Mayor enjundia y halo eslavo, en el movimiento final de la Octava sinfonía de Dvořák. El más popular Coro de los esclavos -Va pensiero- de Nabucco de Verdi. Una pieza intermedia de tono más risueño: de la suite Ma mère l’Oye -Mi madre la oca- de Maurice Ravel, su número final, Le jardin féerique -El jardín encantado-. Vuelta a Verdi con su rozagante Coro de Zíngaros de Il Trovatore y, de nuevo, otros números finales, esta vez los de Los Cuadros de una exposición, de Mussorgsky/Ravel -La cabaña de Baba-Yaga sobre patas de gallina y La gran puerta de Kiev-.

Todo un ramillete de finales, piezas festivas y coros alternados que tuvieron inmediata prolongación en forma de jugosas propinas: tres ni más ni menos; que, probablemente en formato de concierto convencional con descanso y dadas las felices circunstancias celebradas, se hubiera seguido fácilmente de muchas más. Eso sí, el corte de estas piezas fuera de programa, casi… predecible. Españolismo castizo y desenfadado de primeras con Chueca -Coro de lavanderas de El chaleco blanco-, seguida de la Danza final vertebrada en una -ubicua en nuestro suelo- Jota sinfónica del Sombrero de tres picos de Falla y… Noche de paz -participativa y en castellano- que se asentaba en aquellas fechas, aún navideñas -vísperas de Reyes-.

Qué decir, sino congratularse del reencuentro de una institución de tal peso, con su público, con sus abonados y su auditorio en esta última etapa de su historia. Esperamos todos que este entorno favorable siga dando los frutos que ha dado hasta el día de hoy. Frutos artísticos primero… por descontado, pero también, a medio y largo plazo, frutos culturales, didácticos y sociales… Frutos de los que sólo seríamos verdadera y enteramente conscientes… con su pérdida…: “¡Decíamos ayer…!”

Luis Mazorra Incera

Orquesta Sinfónica y Coro de Radiotelevisión Española
Pablo González.

Obras de Bizet, Chueca, Duijck, De Falla, Gruber, De Meij, Mussorgsky, Ravel, Shostakóvich y Verdi.
OCRTVE. Teatro Monumental. Madrid.

Foto: Pablo González.

768
Anterior Crítica - Entusiasmo & savoir-faire (JONDE - Madrid)
Siguiente Crítica - Las radiografías de la ROSS (Sevilla)