Música clásica desde 1929

 

Críticas seleccionadas de conciertos y otras actividades musicales

 

Crítica - De lo perpetuo y efímero (Cuarteto Arditti - CNDM Madrid)

Madrid - 18/02/2019

El cuarteto Arditti, en una nueva visita a los escenarios madrileños, ofreció, en el Auditorio 400 del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía y bajo los auspicios de las Series 20/21 del CNDM, un programa que combinara sendos Cuartetos -Primero y Segundo-, respectivamente de cada uno de los dos György, Kurtág y Ligeti -por cierto, ambos compositores húngaros, nacieron muy cerca… en la actual Rumania-, con otros dos cuartetos, Tercero y Segundo, en este orden -descanso intercalado-, de Jesús Rueda.

Un planteamiento pues, equilibrado y relativamente simétrico, que arrancara con doce micro-movimientos… -Microludios- del Primer cuarteto de Kurtág. Una obra que cuestiona la convención formal de la obra para cuarteto de cuerda, subdividiendo hasta en doce secciones su macro-forma musical. Una frágil subdivisión que aún hoy se antoja algo temeraria, especialmente si se emplaza en esta posición inaugural de programa y en las condiciones de “silencio entre movimientos” (?) que imperan en nuestras salas.

Los dos Cuartetos citados de Rueda nos devolvieron a la formalidad tripartita, en el lenguaje de éste. Un lenguaje dúctil, adaptado especialmente a este trascendental conjunto de cuerda, del que escuchamos dos ejemplos. Dos ejemplos subtitulados respectivamente, “Islas” y, sobre todo, “Desde las sombras”, donde el empaque formal fuera más patente. Una segunda parte que comenzaba así, desde una supuesta penumbra, “sombras” sugestivas, para acometer en el remate del programa, como colofón, el Segundo cuarteto de Ligeti. Obra característica de este compositor… con un movimiento que se jacta, en su indicación de tempo y carácter, de ser… Come un meccanismo di precisione -indicación muy “ligetiana”- y que, de alguna manera, llega a transmitir de fondo…: una sensación imperiosa, con más o menos nervio, calma, tumulto o delicadeza, según el caso.

Un concierto de cámara amplio en su doble y entrelazado planteamiento, con apuntes más livianos, aparentemente efímeros, que quizás, de esta guisa envolvente, quedaban ensombrecidos por el conjunto, en extrañas posiciones teloneras, pero que, a la postre, dieron un punto de originalidad, en su planteamiento.   

Luis Mazorra Incera

Cuarteto Arditti
Irvine Arditti y Ashot Sarkissjan, violines.
Ralf Ehlers, viola; y Lucas Fels, violonchelo.

Obras de Kurtág, Ligeti y Rueda.
CNDM. Auditorio Nacional de Música. Madrid. 

211
Anterior Crítica - Kun-Woo Paik: Concierto de Ravel (Real Filharmonía de Galicia)
Siguiente Händel: himnos, coros y «concerti grossi» (OCNE - Madrid)