Música clásica desde 1929

 

Críticas seleccionadas de conciertos y otras actividades musicales

 

Crítica - De Eisenach a Córdoba (Pasión según San Mateo - Orq. de Córdoba)

Córdoba - 14/04/2019

No puede uno sino sorprenderse de que una obra como La Pasión según San Mateo haya encontrado en este abril de 2019 su primera interpretación por la Orquesta de Córdoba. No es cuestión de criticar políticas culturales anteriores, aunque, sin lugar a dudas, se tenga la sensación de que seguimos llegando tarde -otra cuestión es que no sé sepa muchas veces bien dónde-, y de que se nos ha escamoteado una parte importante de la cultura europea mientras se ha reforzado sistemáticamente y con la connivencia de los poderes públicos otras opciones más semanasanteras que han invadido el espacio público de manera despiadada.

La proeza de esta primera interpretación, los días 11 y 12 de abril, de esta oceánica obra tiene en su principal valedor al recién llegado como titular Carlos Domínguez-Nieto, en pleno idilio con la Orquesta de Córdoba, que puso como objetivo prioritario de esta temporada la obra de Bach, pero con el mérito añadido de implicar a las fuerzas locales en su realización. No solamente una Orquesta reforzada, al ser dos orquestas las necesarias, sino también cuatro coros locales, las Escolanías de Cajasur y del Conservatorio Profesional, y los dos coros más potentes de Córdoba, el Coro de Ópera de Córdoba y el Coro Zyriab.

Ninguno de estos coros es profesional, pero el resultado artístico fue excelente, con una dicción alemana impecable, lo que denota seguramente  los meses de trabajo hasta alcanzar ese punto, un empaste que, sobre todo en los Corales, fue de nivel extraordinario y una cuerda de sopranos de afinación irreprochable, teniendo solamente los tenores algún problema de falta de presencia sonora en determinados momentos. De igual manera, ambas escolanías estuvieron infalibles cantando de memoria los números consignados.

El elenco vocal, cinco solistas que se repartieron arias y pequeños partiquinos, fueron todos españoles, excepto el sólido Jesús del bávaro Uwe Schenker-Primus. Enorme mérito el de Juan Sancho -pocos tenores españoles pueden alardear de cantar el papel de Evangelista-, que además de los recitativos, a los que aún podrá sacarle más partido dramático y expresivo cuando ruede más veces este papel, cantó las dos arias de tenor. Muy bien también Marifé Nogales como contralto, y Javier Povedano, barítono cordobés que empieza a desarrollar una cierta carrera, de bello timbre y buena proyección aunque aún debe resolver algún problema leve en el paso al agudo y mejorar la dicción alemana en determinados momentos. Más problemática fue la prestación de la soprano Cristina Bayón, con notorios problemas de afinación y de colocación de la voz, demasiado bisoña en su desarrollo técnico lo que le impidió dotar de expresividad a sus arias.

Y la Orquesta de Córdoba, con unos excelentes solistas de flauta, oboe, y los dos concertinos de ambas orquestas en las arias con instrumentos obligados, fue contribuyente mayor al éxito de la velada, a la que hay que añadir a la violagambista Lixsania Fernández, cuyo nombre no figuraba en el programa.

De Eisenach a Córdoba: J. S. Bach nació en esa ciudad alemana, y Carlos Domínguez-Nieto ha sido durante seis años Director musical en aquella ciudad. La versión presentada hace mayor hincapié en el lado espiritual que en el lado dramático: todos los tempi son moderados sin caer en el frenesí de algunas interpretaciones con instrumentos originales. Este es un Bach profundo y meditativo, de largas melodías que invitan al recogimiento, una música que nos sirve de espejo para ver el último significado de la muerte de Cristo.

Proyectos como este engrandecen a las ciudades que las acogen, siendo significativos no solamente en toda la sociedad, sino también en cada una de las personas concretas tanto artistas como público que los hacen realidad. Ovación de diez minutos al final del concierto son testimonio de la impresión causada en todos.

Jerónimo Marín

Juan Sancho, Evangelistas y arias de tenor. Uwe Schenker-Primus, Jesús.
Cristina Bayón, soprano. Marifé Nogales, contralto. Javier Povedano, bajo. Coro de Ópera de Córdoba. Coro Ziryab. Escolanía Cajasur. Escolanía Conservatorio Profesional "Músico Ziryab". Orquesta de Córdoba / Carlos Domínguez-Nieto.
La Pasión según San Mateo BWV 244, de J. S. Bach.
Gran Teatro de Córdoba, Córdoba. 12-04-19 

Foto: Carlos Domínguez-Nieto.

1310
Anterior Crítica - Javier Perianes, por partida triple (Madrid / Huelva / Santiago)
Siguiente Crítica - Viena en Madrid (CNDM - Liceo de Cámara / Biondi-Floristán)