Música clásica desde 1929

 

Críticas seleccionadas de conciertos y otras actividades musicales

 

Crítica / Cumbres del Romanticismo (Orchestra Simfònica Camera Musicae) - por Luis Suárez

Barcelona - 27/04/2021

El director Tomàs Grau y la Orchestra Simfònica Camera Musicae se unen a la violinista Midori en uno de los conciertos para violín más importantes y monumentales del romanticismo, el de Brahms creado para su amigo J. Joachim. Midori realiza este trabajo bastante difícil con una sensualidad cremosa y fundente señalando sus características más angulosas y agresivas. Midori encuentra poesía; donde uno esperaría agresividad en el primer tiempo, Midori encuentra la calma. Esta es una interpretación hermosa, de lectura poética, en el bellísimo segundo movimiento, y bravura en el Final, con una interpretación exuberante y voluptuosa de la obra en conjunto. La interpretación de está lujosamente tapizada en cuero cálido y seda suave. La dirección de Grau es exuberantemente opulenta con una rica mezcla de viento, metales y cuerdas. El pulso entre orquesta y solista es espléndidamente lujoso con una alfombra de sonido de pelo largo de pared a pared, con un sonido gloriosamente lleno y magníficamente coloreado.

Finalizó la sesión con otra de las obras cumbres del romanticismo, la "Fantasía - Obertura Romeo y Julieta" de Tchaikovsky, un abogado, todavía se estaba desarrollando todavía como compositor a los 29 años cuando Mily Balakirev (autoproclamado figura paterna de los compositores rusos) lo persuadió de que escribiera una obra orquestal sobre el tema de los "amantes estrellados". Balakirev esbozó la forma, planeó las teclas e incluso sugirió algo de la música real. Después del estreno de 1870, convenció a Tchaikovsky para que lo revisara. El compositor lo revisó nuevamente en 1880; esta versión, que ha sido la elegida, probablemente la mejor. Comienza con el tema benedictino que representa a Fray Lorenzo. La atención se centra, por tanto, en el desarrollo del drama a medida que se desarrolla, pareciendo invitar al oyente a mirar hacia atrás en una tragedia que ya ha sucedido. El tema del amor anhelante, en particular, es universalmente reconocido como una de las mejores melodías jamás escritas, mientras que la emocionante música de lucha y la orquestación infaliblemente clara e imaginativa de Tchaikovsky llevan al oyente sin apenas un paso en falso.

Así pues establecido, Grau dirige la orquesta con confianza y pensamiento lúcido, y sus interpretación de Tchaikovsky definitivamente se inclinan hacia el lado racional del Romanticismo: por apasionadas y emocionales que sean las obras en la imaginación del público, Grau siempre recuerda que Tchaikovsky, en el fondo era un clasicista, por lo que tiene cuidado de no descuidar las preocupaciones formales y la gracia de la melodía que son el alma de la música. Está en su máxima expresión en sus pasajes líricos, y Grau parece apreciar la elocuencia de los temas de Tchaikovsky constatando perfectamente la parte dramática, ya que hay un énfasis notable en los detalles orquestales, en los pasajes más suaves, y tiene mucho cuidado con las líneas de soporte más delicadas, proporcionando una gran energía y emoción.

Luis Suárez

Palau de la Música Catalana, Barcelona.

Midori, violín.

Orchestra Simfònica Camera Musicae (OCM).

Tomàs Grau, director.

Obras de Brahms y Tchaikovsky.

147
Anterior Crítica / Un Tchaikovsky juvenil (Orquestra Simfònica de Barcelona) - por Juan Carlos Moreno
Siguiente Crítica / Esplendoroso Stravinsky (ADDA Simfònica) - por José Antonio Cantón

Selector de temas