Música clásica desde 1929

 

Críticas seleccionadas de conciertos y otras actividades musicales

 

Crítica / "Cellobello" - por Luis Mazorra Incera

Madrid - 21/05/2023

Un variado ramillete de obras escogido y arreglado para disfrutar del terso sonido del violonchelo propuso en su concierto ("Cellobello") del ciclo de cámara Satélites de la OCNE, la cuerda de violonchelos de la Orquesta Nacional en octeto.

Así, se disfrutó, ya desde su primer momento, con el ingenioso Impromptu de Julius Klenge, en deuda indisimulada con el Mendelssohn más popular y su entusiasta remate nupcial.

De ahí a un trascendente Edward Elgar con su Variación "Nimrod" fuera de su original contexto enigmático.

La Vocalise de Serguéi Rajmáninov no podía faltar a esta cita de pleno mayo madrileño, tomando al homenajeado hoy, José Maria Mañero, como solista destacado en proscenio, frente al grupo.

Un privilegio, primus inter pares, el del carácter solista (sopra) quiero decir, que después se repartió andando el programa, entre los demás atriles; como en el transitado Adagio de Tomaso Albinoni - Remo Giazotto, que le siguió, hoy en el, algo más que “arreglo“ de Werner Thomas-Mifune.

Y de ahí, topamos de bruces con todo un Krzysztof Penderecki y su litúrgico Agnus Dei del Réquiem polaco.

Intenso, expresivo y conmovedor arreglo, pero esta vez con intenso y cuidado savoir-faire compositivo (al ser del propio Penderecki), con una factura más acorde con la densidad sonora del violonchelo, la trascendente belleza de la que presume el titular, solicitando siempre ese exquisito control de una afinación que aquí recibiría mayor premio.

Una cima musical superada con holgura por el conjunto, que quitaba el aliento ya en su atribulado deambular final, tras un acentuado clímax que supuso el punto culminante de este diverso programa.

De aquí, retomamos el lenguaje del arranque, (eterno) retorno a aquel Julius Klengel, ahora con la melosa Serenata de sus Dos piezas, op. 5.

El Ave verum, de nuevo en arreglo de Thomas-Mifune… Un popular Ave verum de… ¡Mozart, por supuesto! Un Mozart transparente a ocho violonchelos.

Y, siguiendo con este arreglista, alcanzamos un "solístico", comprometido e insinuante George Gershwin, "pontífice" para, de triple salto, llegar decididos a… Metallica y su obstinado Nothing Else Matters (Nada más importa) o The Beatles, sin ir más lejos, con sendos arreglos (Martínez Campos) de dos de sus hits más sonados: Hey Jude y Yesterday. El primero de ellos repetido en propina.

Luis Mazorra Incera

 

Violonchelos de la ONE: Joaquín Fernández, Josep Trescolí, Mireya Peñarroja, Javier Martínez Campos, José María Mañero, Adam Hunter, Enrique Ferrández y Montserrat Egea.

Obras de Albinoni-Giazotto, Elgar, Gershwin, Klengel (Mendelssohn), Metallica, Mozart, Penderecki, Rajmáninov y The Beatles.

OCNE-SATÉLITES. Auditorio Nacional de Música. Madrid.

91
Anterior Crítica / Brillante oscuridad - por Justino Losada
Siguiente Crítica / Pasión beethoveniana - por Juan Carlos Moreno