Música clásica desde 1929

 

Críticas seleccionadas de conciertos y otras actividades musicales

 

Crítica / Capuçon y Orquesta de Lausana: impetuoso Mendelssohn - por Darío Fernández Ruiz

Santander - 26/08/2022

Renaud Capuçon y la Orquesta de Cámara de Lausanne protagonizaron, en la primera de sus dos noches en el Festival Internacional de Santander, una agradable velada sinfónica que acerca la 71ª edición a su conclusión.

Al atractivo programa, que proponía el popularísimo Concierto para violín del compositor hamburgués y su no menos célebre Sinfonía Escocesa, se sumaba el interés de escuchar lo que un violinista de la talla de Capuçon sería capaz de hacer con la batuta al frente de la orquesta en que ejerce la función de director artístico desde hace casi un año. Es ésta -la de programar grandes orquestas con los directores más íntimamente asociados a ellas- una sana costumbre del nuevo FIS que suele dar buenos resultados y los de la formación también lo fueron.

Después de su primera comparecencia en el escenario de la Sala Argenta del Palacio de Festivales, podemos afirmar que Capuçon, sucesor en un puesto que previamente ocuparon Armin Jordan o el siempre recordado Jesús López-Cobos, se desempeña con indudable criterio artístico, la ambición y el brillo que cabe esperar en un músico de su categoría, aunque no todo rayase a la misma altura.

Su lectura del Concierto para violín estuvo marcada por un tempo ágil, nervioso y un fraseo apremiante (a veces en exceso), de acentos perentorios y ataques secos, punzantes. Fue, en suma, una interpretación sobria, urgente y al tiempo refinada en que advertimos sobremanera el manejo preciso del arco y su sentido cantable. La Sinfonía nº 3 nos permitió apreciar con nitidez su trabajo con la batuta, de movimiento expeditivo, incluso tosco, pero eficaz. Su dirección tuvo un aire marcial que convino especialmente al segundo movimiento, quizás el más inspirado de la partitura. Fue entonces -con un clarinete magníficamente arropado por el staccato de la cuerda y una sección de viento madera sensacional- cuando Capuçon nos reveló que Mendelssohn es un “paisajista de primer orden” y logró evocar las brumosas Highlands que tanto amó Sir Walter Scott hasta hacerlas casi visibles.

La propina, un Valse triste de Sibelius de marcados tintes expresionistas, marcó un bienvenido contraste que fue muy aplaudido por el público.

Darío Fernández Ruiz

 

Renaud Capuçon

Orquesta de Cámara de Lausanne

71º Festival Internacional de Santander

Sala Argenta del Palacio de Festivales

195
Anterior Crítica / ‘Langsam’ Lang o la enojosa cuestión del estilo - por Darío Fernández Ruiz
Siguiente Crítica / Capuçon y Orquesta de Lausana (II): luminoso Ravel - por Darío Fernández Ruiz