Música clásica desde 1929

 

Críticas seleccionadas de conciertos y otras actividades musicales

 

Crítica / Brahms en la mejor tradición centroeuropea - por Juan F. Román Rodríguez

Las Palmas de Gran Canaria - 16/03/2022

La obra ganadora del Primer Concurso para Compositoras Canarias convocada por la Orquesta Filarmónica de Gran Canaria abrió el décimo concierto de abono. La pieza de María Eugenia León, titulada Busca la alegría, desarrolla en sus escasos 6 minutos, una idea de optimismo generada por un tema ligero que va creciendo hasta adueñarse de la composición, fue interpretada con rigor y acierto.

Siguió la Obertura Dramática de Dvorák, perteneciente a su ópera Alfred, planteada por Karel Mark Chichon con empuje y carácter, que no evitaron la sensación de un deja vu en una pieza escasamente original de un autor que buscaba su propia voz.

El principal punto de atención del programa se situaba en la obra que cerró la velada: el Primer Concierto para piano y orquesta de Brahms. Famosa por la complejidad de su escritura tanto para el piano como para la orquesta, tuvo una lectura ortodoxa y equilibrada en la mejor tradición centroeuropea de manos del veterano Rudolf Buchbinder, reconocido interprete del repertorio germano, que resolvió las formidables exigencias virtuosísticas de su parte con seguridad, ofreciendo en todo momento un sonido relajado y con cuerpo.

Junto a Karel Mark Chichon planteó una lectura de tempi vivos pero nunca apresurados, sin caídas de tensión, que dejó amplio margen a las secuencias líricas.

Chichon supo obtener de la Filarmónica de Gran Canaria un sonido denso, oscuro y empastado, que se adelgazaba en los momentos más introspectivos sin perder empuje y nobleza. 

Pese al evidente cuidado puesto por la batuta el balance entre solista y orquesta, especialmente complejo en una pieza con una parte orquestal tan densa, resultó parcialmente afectado por la exigencia de tocar sin tapa, obligada por la particular distribución de la orquesta impuesta por la Covid, que diluía el sonido del solista entre la masa orquestal y atenuaba su proyección hacia la sala.

Juan Francisco Román Rodríguez

 

Rudolf Buchbinder, piano.

Orquesta Filarmónica de Gran Canaria / Karel Mark Chichon.

Obras de María Eugenia León, Dvorák y Brahms.

Auditorio Alfredo Kraus. Las Palmas de Gran Canaria.

454
Anterior Crítica / ¡Música para vivir! - por Genma Sánchez Mugarra
Siguiente Crítica / El juego del alma a través de Savall y Díaz-Latorre - por Alicia Población