Música clásica desde 1929

#quedateencasa #YoMeQuedoEnCasa Entrevistas de Contrapunto (I): Montserrat Iglesias

17/03/2020

Comenzamos la publicación de las distintas entrevistas realizadas en la sección “Contrapunto”, publicadas en nuestra revista Ritmo en su edición de papel, a personalidades de la cultura, y que solo estaban disponibles en dicho formato. A lo largo de estas "complicadas" semanas iremos subiendo estas interesantes entrevistas a nuestra Web, para hacer más llevadero el #quedateencasa a todos nuestros lectores online. En esta ocasión publicamos la realizada para la revista de febrero 2018.

Contrapunto 1: Montserrat Iglesias

En el momento de la entrevista, Montserrat Iglesias era Directora General del Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música (INAEM), que contesta a nuestras intrépidas preguntas (por Gonzalo Pérez Chamorro). Publicado en febrero de 2018.

¿Recuerda cuál ha sido la última música que ha escuchado?

Las Vespro della beata Vergine de Monteverdi. Monteverdi es una de mis pasiones musicales, y el pasado año 2017 estuvo felizmente presente al conmemorarse su 450 aniversario.

¿Y recuerda cuál pudo ser la primera?

Mi conciencia de estar escuchando música clásica llegó con Bach y Mozart. Por cierto, un consejo: no hay mejor regalo para los padres de un recién nacido que el DVD Baby Mozart, de la colección Baby Einstein. No falla.

Teatro, cine, pintura, literatura… ¿A qué nivel pondría la música con las demás artes?

Nunca pienso en una jerarquía entre las artes. La música en sí tiene una gran ventaja, y es la universalidad de su lenguaje, y una forma particular de apelar conjuntamente a la emoción, la sensibilidad y la razón.

Qué habría que hacer para que la música fuera pan de cada día…

Educación, educación y más educación. Y no me refiero a la educación del talento musical, que en España ha avanzado muchísimo en las dos últimas décadas, sino a esa educación básica que introduzca la práctica musical y su disfrute desde los primeros años de escolarización, para todos, se tenga talento o no.

¿Cómo suele escuchar música?

Tengo la suerte de acudir con muchísima frecuencia a conciertos en directo. Pero pertenezco a esa generación que todavía escucha música en un buen aparato reproductor de DVD, con un buen amplificador y buscando una enorme calidad en el sonido. Parece que somos especie en extinción.

¿Qué ópera (o sinfonía, etc.) le hubiera gustado componer?

Puestos a ello, probablemente me decidiría por Tristán e Isolda. Y si es algo un poco más corto, no me hubiera importado componer La muerte y la doncella, de Schubert.

¿Qué personaje le hubiera gustado cantar o interpretar en el escenario?

Lamentablemente el cielo no ha querido darme este don, pero de haber podido me hubiera gustado cantar en un formato más íntimo, como el Lied. Si tengo que elegir, le diré que Carmen, porque entre unas cosas y otras está de plena actualidad, y siempre es un personaje fascinante para cantar.

¿Teatro o sala de conciertos favorita?

Obligadamente, el Auditorio Nacional de Música, que tiene por cierto una acústica maravillosa.

¿Un instrumento?

El chelo.

¿Y su intérprete?

Los hay y ha habido tan extraordinarios… Pero mire, voy a destacar tres jóvenes españoles que representan el enorme talento musical que hay en nuestro país: Juan Pérez Floristán, pianista; Pablo Fernández, violonchelista y Leticia Moreno, violinista, todos ellos alumnos de la Escuela Superior de Música Reina Sofía, y hoy triunfando internacionalmente.

¿Un libro de música?

No sé si estaban pensando en algo así, pero a los que guste una buena novela además de la música les recomiendo Amsterdam, de Ian McEwan.

Por cierto, qué libro tiene abierto ahora en su mesa de lectura…

En mi mesa siempre hay cuatro o cinco porque los leo a la vez y soy lectora compulsiva. Le hago una selección de los de este momento: la espléndida última novela de Javier Marías, Berta Isla; El Universo en tu mano, de Christophe Galfard, porque me encanta la divulgación científica; y siempre algo de poesía, en este caso el excelente poeta portugués Jorge de Sena.

¿Y una película con o sobre música?

Un coeur en hiver, de Claude Sautet. Cualquier película donde se puedan escuchar los Tríos de Ravel vale la pena, y ésta es una hermosa película. Aunque el cine nunca podrá saldar la deuda que tiene con John Williams. O con Gershwin, o con Bernstein, o con Mancini, o con Alex North, o con Barber… en fin.

España necesita agua… ¿Hay sequía musical o cómo ve la situación?

El crecimiento de la música en España ha sido casi exponencial en las últimas décadas. Otra cosa es cómo mejor se puedan gestionar esos recursos. Pero los jóvenes españoles son los más valorados hoy en las orquestas europeas, y la programación que se puede encontrar en los festivales de toda España, en las temporadas estables y ya no digamos en Barcelona, y sobre todo en Madrid, no tiene nada que envidiar a las de las grandes ciudades musicales del mundo.

¿Cuáles serían sus grandes compositores?

Pues aquí tengo grandes pasiones: Monteverdi, Haendel, Mozart, Brahms, Schubert, Ravel, Debussy. Por la música francesa tengo debilidad. Y en el ámbito español tendría que citar a Tomás Luis de Victoria, Falla, Albéniz y otra debilidad, que son los cancioneros medievales, especialmente los galaicoportugueses.

¿Con qué música le gustaría despedirse de este mundo?

Pues según me pillase el día, le diría que con el Requiem de Mozart, el de Brahms o el de Fauré.

¿Un refrán?

Lo bueno si breve…

Presenciar un concierto del INAEM, ¿es un trabajo o un placer?

He tenido la inmensa fortuna de estar dirigiendo el INAEM en uno de sus momentos más brillantes artísticamente. La OCNE, bajo la batuta de Afkham, y como resultado de una larga trayectoria, está en el mejor momento de su historia; la programación del CNDM no puede tener mayor calidad, y el Teatro de la Zarzuela marca ya una referencia. Así que es siempre un placer.

¿Desarrolla su propia crítica a los conciertos que asiste?

Por supuesto. Y a veces incluso la comparto. He tenido la fortuna de vivir y estudiar el ámbito musical desde muy joven. Todo se aprende, también a desarrollar el gusto.

¿Qué cosa le molesta en su vida diaria?

La burocracia y la falta de profesionalidad.

Cómo es Montserrat Iglesias, defínase en pocas palabras…

Más que una definición le voy a dejar una aspiración, citando un cuento del uruguayo Eduardo Galeano. Decía que en el mundo éramos como un mar de pequeños fuegos. Que hay fuegos de todos los tamaños y colores, fuegos serenos, fuegos locos y fuegos que ni alumbran ni queman, pero que hay otros que arden la vida con tanta intensidad, que quien se acerca, se enciende.

Acred. foto: Rafa Martín

133
Anterior Una oportunidad única para los profesionales de la Industria Musical
Siguiente La Fund. Cultural CdM pide un plan de emergencia para los profesionales de la música por el Covid-19

Publicidad

FBC_B1_202004_DVD_Naxos_2.110655_LaBellaDormente
FBC_B2_202004_DVD_CMajor_753208_JarviBrahmsRequiem
FBE_202004_Sony_KaufmannOtello
FBE_20200101_0331_UNIR1
FBE_20200310-0413_OperaTenerifeAudiciones
FBC_B3_202004_DVD_OpusArte_OA1308D_DieWalkure
FBC_B4_202004_DVD_Cmajor_752808_ContesHoffmann
FBE_202002_Teatro de la Zarzuela _Policias y Ladrones
FBC_B5_202004_DVD_Accentus_ACC20434_Accentus_CharlesIves
FBC_B5_202004_DVD_Dynamic_37867_Nabucco
FBC_A1_202004_CD_Naxos_8.573037_BretonCuartetos
FBC_A2_202004_CD_Naxos_8.574232_PremioJaenPiano2018